Pinturas

Descripción de la pintura de Tiziano Vecellio "Fiesta de Venus"


Los temas mitológicos y bíblicos ocuparon un lugar significativo en la obra del artista. Sin embargo, una profunda comprensión de los problemas de la psicología permitió crear imágenes sorprendentemente animadas y realistas.

La fiesta de Venus es una de las tres pinturas que fueron concebidas como un ciclo, encargadas por el duque Alfonso d'Este. Los lienzos estaban destinados a la colocación en la oficina de alabastro de su residencia. Esto afectó la composición, donde la figura de la estatua de Venus se movió a la derecha, lo que le permite concentrarse en los cupidos y el paisaje que se extiende detrás de ellos.

Los colores brillantes, la increíble plasticidad de cada figura y la gran cantidad de detalles escritos en detalle crean una imagen sorprendentemente realista. Una trama ficticia frente a nuestros ojos se convierte en una puesta en escena casi cotidiana. Parece que cada personaje en la imagen realmente vive, se divierte y disfruta de la belleza y el esplendor de la naturaleza. Cada figura del bebé se resalta con la ayuda del claroscuro; se divierten en la hierba entre las manzanas enrolladas de lados rojos. La franja azul del cielo y los árboles altos que se encuentran a la izquierda y la figura estática del mármol Venus a la izquierda sirven como escenario natural para el prado.

El contraste entre la piedra indiferente de la estatua y el motín de la vida de los cupidos se enfatiza con diferentes tonos del mismo color. El reflejo inanimado de la estatua, al observar la acción en el prado y los colores cálidos de las figuras de los cupidos, bañados por la luz del sol, atrae la atención. Y te hace mirar una y otra vez en un intento inútil de desentrañar el secreto del dominio del gran artista del Renacimiento.





Rylova en la extensión azul

Ver el vídeo: El lado oscuro de El Nacimiento de Venus de Botticelli (Noviembre 2020).