Pinturas

Descripción de la pintura de Raphael Santi "Carring the Cross"


Llevar la cruz es una de las obras más trágicas de Rafael. Transmite no solo el momento de su vida de Cristo, descrito en fuentes religiosas, sino también las emociones humanas, que el autor transmitió con tanta diligencia. Un sentimiento de dolor, impotencia, ansiedad y compasión se lee en los ojos de las Doncellas en el lado derecho del lienzo.

En el centro de la imagen está Jesucristo en una corona de espinas, derramando lágrimas y experimentando un tormento increíble. Agotado, cayó al suelo bajo el peso de la cruz, después de lo cual le informa a la Virgen que la caída de Jerusalén ocurrirá pronto. Después de esto, Cristo mira a la madre, que sin poder hacer nada pone las manos en dirección a su amado Hijo, afligido por su destino. La Virgen María, a pesar del enorme sufrimiento, trata de mantenerse valientemente, pero no oculta su dolor. Este momento debería ser un ejemplo para cada cristiano que debe experimentar el tormento de su Salvador tanto como la Santa Virgen María.

Esta imagen fue pintada en un estilo inusual para Rafael. En primer lugar, los héroes de la imagen ocupan poses solemnes, casi teatrales, y los eventos principales no solo se ajustan al formato del lienzo, sino que también van más allá. La paleta de colores del trabajo está bastante saturada, está dominada por tonos oscuros en un dúo con color rojo. Esta técnica ayuda al artista a transmitir la tragedia de los eventos que tienen lugar, enfatizar la tensión y el sufrimiento que empatizan con Cristo. Junto con esto, los torturadores de Jesucristo se representan aún más expresivamente, lo que enfatiza su rudeza y engaño. Las condiciones extremas del alma humana, como el dolor, la impotencia, la empatía y una carga erigida sobre los hombros de un inocente, todo esto fue transmitido por Rafael en una de las pinturas más populares.





Las pinturas más famosas de Salvador Dalí

Ver el vídeo: Qué significa el Guernica, la obra maestra de Pablo Picasso (Octubre 2020).